Inicio

La tradición clásica propone un abordaje integral de la práctica para el restablecimiento del equilibrio físico y espiritual. El tipo de movimiento que realizamos es expresivo por que expande, vitaliza, permite desbloquear, liberar y nos abre a descubrir nuevas formas de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.

Es correctivo porque a través de técnicas específicas abre nuevos caminos para la circulación de energía, disuelve las corazas, desbloquea las articulaciones y músculos rigidizados y devuelve la flexibilidad y espontaneidad natural al cuerpo.

Este proceso libera el flujo de energía, cuyo estancamiento es el origen de la rigidez postural, de dolores y malestares diversos. Ejerce efectos beneficiosos para la salud: flexibiliza la musculatura, tonifica el sistema nervioso y proporciona calma mental.

El movimiento, la música, el ritmo, la expresión y liberación de tensiones , la reestructuración corporal y la relajación se realizan en un clima respetuoso hacia las necesidades individuales de cada alumno.